Quienes somos
Países | 
Análisis
Biblioteca
Noticias
Agenda
ObservatorioElectoral.orgObservatorioElectoral.org
REPÚBLICA DE COLOMBIA: Análisis Últimos artículos
ENCUESTAS Encuestas
Uribe es el presidente más popular de Colombia en una década
CNN en español (http://www.cnnenespanol.com)
17 de enero de 2004 (leer)

ELECTORAL Electoral
Información preelectoral elecciones regionales del 26 de octubre de 2003
[13 de Agosto de 2003] (leer)

Las elecciones legislativas en Colombia
Por Humberto de la Calle
[22 de marzo de 2006]

Las elecciones del pasado 12 de marzo en Colombia provocan reflexiones tanto en el campo político como en el terreno de los efectos del nuevo sistema electoral, estrenado ese día. De igual modo, tienen repercusiones en el manejo de los movimientos ilegales y de la presencia de los grupos de autodefensa en el Congreso.

El panorama político

Es indiscutible que el Presidente Álvaro Uribe ha recibido un fuerte apoyo lo cual se refleja en un nuevo impulso a su campaña por la reelección. Además, si obtiene el favor del voto popular en las elecciones presidenciales de Mayo, su amplia mayoría en el nuevo Congreso favorece su gobernabilidad y le permitirá desarrollar con cierta holgura su agenda en el Congreso, al menos durante los dos primeros años de su segundo mandato.

En efecto, los diversos grupos que apoyan la gestión de Uribe obtuvieron el control del Senado con una mayoría del 66% y un nivel algo menor, pero bastante cómodo, en la Cámara de Representantes.

El tradicional Partido Liberal ha sufrido un revés. Cuando se esperaba que sería la primera fuerza en el Congreso, obtuvo sólo el 17% del Senado, cayendo al tercer lugar, después, inclusive, del Partido Conservador, con el 18%. Es la primera vez en medio siglo que los liberales son derrotados por el Partido Conservador, el otro pilar tradicional del rancio y ahora debilitado bipartidismo colombiano. Lo que ha ocurrido, en verdad, es que muchos líderes liberales, especialmente en la provincia, han emigrado hacia alguno de los varios movimientos que apoyan a Uribe. En cuanto a la consulta liberal (elección interna de candidato de cara a las elecciones de Mayo), ha ganado Horacio Serpa, algo que se daba por descontado. Sin embargo, los analistas han mostrado sorpresa por la alta votación de sus rivales Rafael Pardo y Rodrigo Rivera, cuya votación sumada, prácticamente iguala a la de Serpa, quien repite candidatura presidencial por tercera vez.

Las fuerzas de izquierda, agrupadas en el Polo Democrático Alternativo, han aumentado ligeramente su presencia en el Congreso (11%) y han dirimido, en forma sorpresiva, sus elecciones internas a favor de la candidatura de Carlos Gaviria, quien derrotó al líder tradicional Antonio Navarro quien ha sido uno de sus principales voceros desde 1991, cuando se hizo la paz con el grupo guerrillero M-19 alrededor de la Constitución de ese año.

En lo inmediato, el gran desafío de los dos grupos opositores principales (Partido Liberal y Polo Democrático) es forzar una segunda vuelta presidencial para forjar una alianza que les permita oponerse a la reelección de Uribe. Si ello no es posible, esto es, si Uribe gana en primera vuelta (porque obtenga a lo menos el 50% de los votos), es improbable una alianza previa que signifique un pacto alrededor de un solo candidato, aunque seguramente habrá compromisos tácticos entre las dos fuerzas opositoras.

A futuro, no obstante, el Liberalismo tendrá que decidir si continúa en la oposición (no se puede olvidar que Uribe ha pertenecido desde siempre al liberalismo, del cual sólo se separó en 2002) y, en tal caso, si opta por una línea dura en competencia con la izquierda o si, algo más cercano al talante de su jefe el ex presidente César Gaviria, opta por una oposición moderada que no excluya puntos de contacto con el gobierno. El otro gran tema es el de la conciliación entre matices socialdemócratas y fuerzas orientadas hacia la economía de mercado, que todavía conviven con cierta dificultad en el seno del liberalismo.

En cuanto al Polo Democrático, en su seno cohabitan diversos matices de izquierda. Navarro, pese a su pasado guerrillero, había optado por una línea relativamente moderada, más inspirada en principios socialdemócratas que en acendrados ideales marxistas. Al ganador, Carlos Gaviria Díaz, antiguo presidente de la Corte Constitucional, tampoco se le reconoce como excesivamente radical, pero el pulso interno continuará porque las fuerzas situadas más a la izquierda mantienen su vocería, faltando en la escena otro líder de la izquierda, Luis Eduardo Garzón, quien por estar actualmente al mando de la alcaldía de Bogotá, estuvo relativamente marginado de la disputa. En todo caso, sea de ello lo que fuere, la consolidación de las fuerzas de izquierda democrática en el plano electoral, es una buena noticia en un país que ha sufrido durante casi 50 años los rigores del conflicto armado interno.

Por fin, desde la perspectiva de los seguidores de Uribe, éstos se han agrupado principalmente en 5 fuerzas separadas, resultado determinado a veces por afanes personalistas, otras veces por inercias de carácter organizacional. La fuerza mayoritaria en este campo, el Partido de la U, tiene el desafío de lograr mayor coherencia y articulación, dentro de un propósito de consolidar un partido que vaya más allá de la figura del Presidente Uribe.

Reforma Política

Como se dijo, Colombia estrenó sistema electoral para Congreso. La llamada reforma política incluyó los siguientes elementos básicos: la puesta en vigor del umbral (2% en el Senado) para eliminar los pequeños partidos, una enfermedad dispersiva que llegó a tener su clímax hace 4 años cuando el país contaba con alrededor de 70 partidos, muchos de los cuales fueron calificados por los analistas como simples microempresas electorales. La jerga política avaló la expresión "operación avispa" en referencia a una deformación práctica del antiguo sistema (cociente racional de Hare) en virtud de la cual, dentro de un ingenioso y sofisticado proceso de ingeniería electoral, cada candidatura buscaba obtener un escaño con el menor de los residuos posibles. En la práctica, de un sistema de lista cerrada, se pasó a votaciones uninominales que despedazaron los partidos y dificultaron la gobernabilidad, en vista de que el gobierno tenía que entenderse con cada uno de estos barones electorales. Un segundo elemento fue la implantación de la lista única por partido, como antídoto para la "operación avispa". En cuanto a la determinación de los titulares de los escaños, en vista de que la discusión encalló en el Congreso, se abrió un singular sistema: voto preferente o lista cerrada, a elección de cada partido, lo cual ha generado confusión y dificultades durante el escrutinio. A su vez, también con el propósito de reforzar la reagrupación, se cambió el sistema del cociente electoral por la llamada cifra repartidora, sistema D´Hont.

El efecto hasta ahora ha sido variopinto. De 70 partidos se pasó a 20 al comienzo de la campaña y sólo sobreviven 10 una vez transcurridos los comicios. Pero este resultado rutilante se ve ensombrecido por cuanto el voto preferente, utilizado por la mayoría de los partidos, ha mantenido un personalismo supérstite. Una cuarta pieza clave, aún por ensayar, es la ley de bancadas que obligaría a los congresistas votar en bloque, previa discusión interna, salvo en asuntos de conciencia. Algunos temen que una ley de bancadas demasiado laxa, termine arruinando los avances de la reforma política.

Grupos ilegales

Aunque falta mayor información sobre la Cámara Baja (donde las caras nuevas se acercan al 70%), en el Senado las fuerzas que se suponen ligadas al fenómeno paramilitar y/o narcotraficante han disminuido y, de paso, algunos de sus voceros más caracterizados han quedado por fuera. En todo caso, es claro que no han mejorado su posición, aunque un análisis más detallado deberá hacerse en el futuro.

Lo que es un hecho es que estas fuerzas no tienen capacidad de paralizar la acción de Álvaro Uribe, en caso de que sea reelegido, aspecto de vital importancia para Colombia en el inmediato futuro.

En conclusión, pese a la alta abstención (alrededor del 60%, cifra que, no obstante, ha sido crónica en la historia electoral de Colombia) y a los frustrados intentos de la guerrilla de desestabilizar la jornada electoral, Colombia ha dado una nueva muestra de consolidación de su larga tradición democrática.


  Imprima este artículo.
  Recomiende este artículo.
  Opine en nuestro foro sobre este artículo.
 
PAISES
Nueva Mayoría.com
ARGENTINA
Información General Encuestas Electoral Análisis
BOLIVIA
Información General Encuestas Electoral Análisis
BRASIL
Información General Encuestas Electoral Análisis
COLOMBIA
Información General Encuestas Electoral Análisis
COSTA RICA
Información General Encuestas Electoral Análisis
CHILE
Información General Encuestas Electoral Análisis
ECUADOR
Información General Encuestas Electoral Análisis
EL SALVADOR
Información General Encuestas Electoral Análisis
GUATEMALA
Información General Encuestas Electoral Análisis
HAITI
Información General Encuestas Electoral Análisis
HONDURAS
Información General Encuestas Electoral Análisis
MEXICO
Información General Encuestas Electoral Análisis
NICARAGUA
Información General Encuestas Electoral Análisis
PANAMA
Información General Encuestas Electoral Análisis
PARAGUAY
Información General Encuestas Electoral Análisis
PERU
Información General Encuestas Electoral Análisis
REP. DOMINICANA
Información General Encuestas Electoral Análisis
URUGUAY
Información General Encuestas Electoral Análisis
VENEZUELA
Información General Encuestas Electoral Análisis
«« imprimir recomendar agregar a favoritos links contacto home
ObservatorioElectoral.org