Tendencias latinoamericanas

Un año electoral clave

Por Daniel Zovatto
Marzo de 2004

El 2004 presenta una abultada agenda electoral, tanto a nivel mundial como latinoamericano que dio inicio con las elecciones parlamentarias en Grecia en donde la derecha regresa al poder por medio del partido conservador Nueva Democracia destronando al Pasok que gobernó ininterrumpidamente desde 1993. En cambio en Rusia, España y el Salvador se prevé un triunfo del oficialismo en las elecciones de este mes de marzo. En América Latina, la izquierda tiene posibilidades de ganar en Uruguay (octubre) y en Panamá (mayo), mientras en Republica Dominicana (mayo) podría regresar al poder el ex presidente Leonel Fernández. La carrera por la Casa Blanca entre Bush hijo y el demócrata Kerry (noviembre) promete ser la "la madre de todas las elecciones". En Asia, Afganistán (si todo sale bien) tendrá sus primeros comicios luego de la invasión norteamericana, en tanto en Taiwán las elecciones de marzo y, sobre todo, un posible referéndum, elevan la tensión con China, mientras crecen las expectativas en torno a los comicios de Indonesia (julio). En África destacan por su importancia los procesos electorales de Sudáfrica y Argelia, previstos ambos para el mes de abril.

América Latina

De las cuatro elecciones presidenciales previstas para el 2004 (El Salvador, Panamá, Republica Dominicana y Uruguay), es posible que los candidatos de tendencia izquierdista tengan éxito al menos en dos de ellas: Uruguay y Panamá. En las elecciones presidenciales uruguayas, la probable victoria de Tabaré Vásquez, candidato del izquierdista Frente Amplio, pondría fin al centenario bipartidismo de Colorados y Blancos. Vázquez ya se anotó un significativo triunfo en diciembre pasado, cuando encabezó el referéndum contra la privatización parcial de la petrolera estatal Ancap. Además de fortalecer la posición de la coalición izquierdista, el resultado de esa consulta puso en evidencia el desgaste sufrido por los partidos tradicionales, acentuado tras cuatro años de pobres resultados económicos durante el actual gobierno del Presidente Batle. En Panamá es igualmente probable (si bien no está clara aun) una victoria de Martín Torrijos, candidato del izquierdista PRD e hijo del general Omar Torrijos.

Pero hasta aquí pareciera llegar el giro a la izquierda en América Latina. En los otros dos comicios presidenciales, son los candidatos de centro derecha quienes tienen mayores posibilidades. En el Salvador, el conservador Partido Arena tiene grandes probabilidades de mantenerse en el poder, principalmente porque el antiguo movimiento guerrillero del FMLN escogió como su candidato a la presidencia a Shafik Handal, un comunista veterano con escasa capacidad de atraer votos del centro del espectro político. Por su parte, en República Dominicana -cuya economía anteriormente boyante se vio perjudicada por un cuantioso fraude bancario-, es posible que los votantes castiguen al Presidente Hipólito Mejía y elijan a Leonel Fernández, del PLD, un ex-presidente de tendencia neoliberal.

En al menos otros siete países latinoamericanos habrá comicios locales o regionales (Ecuador, Chile, Brasil, México, Venezuela, Nicaragua y Bolivia), en varios de ellos con importantes efectos a nivel nacional. En Chile, la atención está puesta en las elecciones municipales de octubre, las cuales se consideran un ensayo general de los comicios presidenciales del 2005, que podrían marcar el retorno de la derecha al Palacio de la Moneda por primera vez desde la restauración de la democracia, o bien llevar a un cuarto gobierno consecutivo de la Concertación. En cuanto a Brasil, si las cosas le salen bien al Presidente Lula (especialmente en materia económica), es probable que su popularidad ayude al PT a lograr un triunfo en los comicios municipales de octubre. México, por su parte, tendrá un "rally" de 15 procesos electorales locales en 14 estados, que iniciará en mayo y cerrará en noviembre, cuyos resultados serán clave para medir fuerzas entre los tres principales partidos políticos (PRI, PAN y PRD), de cara a las elecciones presidenciales del 2006.

Existe asimismo la posibilidad de que tengan lugar dos referéndum, uno en Bolivia sobre el tema de la exportación del gas, y otro, posiblemente, en Venezuela, con el que se definiría la continuidad o revocatoria en el poder del Presidente Chávez.

Resto del Mundo

En los Estados Unidos, la consagración de John Kerry como candidato demócrata marcó el inicio de lo que se anticipa como un feroz duelo de ocho meses contra George W. Bush, cuyos resultados tendrán suma importancia para América Latina.

En España, el oficialista Partido Popular encabezado por Mariano Rajoy, delfín de Aznar, es el favorito de las encuestas gracias a la buena marcha de la economía española. Por su parte, los socialistas liderados por Zapatero no logran capitalizar hasta ahora el descontento de la población por el apoyo que brindó Aznar a la ofensiva militar estadounidense en Iraq, ni tampoco su malestar por el desastre ecológico que causó el naufragio del buque petrolero Prestige.

En el caso de Rusia, pese a las denuncias de la oposición sobre las irregularidades de los próximos comicios, se da por descontada la reelección del actual presidente Vladimir Putin, máxime en la coyuntura actual, cuando cuenta con un índice de aprobación cercano al 80%, con un Parlamento dócil a sus deseos y con un control casi absoluto de los medios de comunicación.

Los comicios en Taiwán están generando tensión con Pekín, no tanto por las elecciones nacionales en si -en las cuales el presidente Chen Shui-bian buscará su reelección-, sino por el referéndum que el mandatario se propone convocar en forma simultánea, con el propósito de exigir a China el desmantelamiento de los misiles que apuntan a la isla.

De tener lugar las elecciones en Afganistán, promovidas fuertemente por los Estados Unidos y bajo la responsabilidad de las Naciones Unidas, estas constituirán un importante paso en la normalización del país luego de la caída del régimen talibán producto de la invasión norteamericana. Sin embargo, la lenta marcha del proceso de reconstrucción, las profundas divisiones étnicas y tribales de la población y, sobre todo, la violencia que continúa desgarrando al país, pueden conspirar contra la realización de estos comicios.

Las elecciones presidenciales en Indonesia están atravesadas por las pugnas entre conservadores y moderados en momentos en que una combinación de factores negativos (incremento del terrorismo islámico, revueltas separatistas, corrupción endémica y magros resultados económicos) complican la gestión de la Presidenta Megawati Sukarnoputri, hija del legendario líder de la independencia y primer presidente del archipiélago, Sukarno.

En los terceros comicios en la historia democrática de Sudáfrica, y coincidiendo con el décimo aniversario del fin del apartheid, el actual presidente Thabo Mbeki buscará su reelección. Por su parte, en las elecciones de Argelia, como es ya costumbre, vuelve a asomar el fantasma de un fraude electoral, pese al llamado a no intervenir que el Presidente Abdelaziz Bouteflika ha hecho recientemente a los militares.