Quienes somos
Países | 
Análisis
Biblioteca
Noticias
Agenda
ObservatorioElectoral.orgObservatorioElectoral.org
REPúBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA: Análisis Últimos artículos

"Legitimidad anémica"
Entrevista a Daniel Zovatto, director del Observatorio Electoral Latinoamericano, realizada por la BBC
[6 de diciembre de 2005]

Tras las elecciones parlamentarias del domingo en Venezuela, sólo una cosa está clara: el país está más dividido que nunca. El partido del presidente Hugo Chávez y sus aliados obtuvieron las 167 bancas legislativas en juego, luego de que los principales partidos de oposición retiraran sus candidatos.

El boicot de la oposición llevó a que sólo uno de cada cuatro entre los cerca de 14 millones de electores convocados concurriera a las urnas. Los comicios plantean interrogantes vitales no sólo para Venezuela sino para América Latina en general.

¿Pueden considerarse legítimos los resultados de elecciones con un nivel de abstencionismo superior al 75%? ¿Al boicotear los comicios, está la oposición poniendo en peligro la democracia? BBC Mundo habló con Daniel Zovatto, director regional para América Latina de IDEA (Instituto Internacional para la Democracia y la Ayuda Electoral).

El Departamento de Estado en Washington dijo que el alto abstencionismo ponía en duda la transparencia de los comicios. ¿Puede decirse que elecciones con un abstencionismo del 75% son legítimas?

La legitimidad hay verla tanto desde el punto de vista legal como político. Desde el punto de vista legal hay que preguntarse si la legislación electoral establece o no una cuota mínima de participación para darle validez -desde el punto de vista jurídico- a los resultados. La legislación venezolana no tiene una base mínima de participación, por lo tanto, los resultados desde el punto de vista legal son legítimos. Desde el punto de vista legal las elecciones son legítimas, nos guste o no nos guste.

¿Qué sucede desde el punto de vista político?

La segunda pregunta que nos tenemos que hacer es hasta donde también son los comicios políticamente legítimos. O sea, hasta que punto esa legalidad se traduce en un mandato político con toda la legitimidad, y ahí yo creo que hay una legitimidad muy disminuida, cuando la abstención es del 75%.

Es cierto también que por el año 60 hubo una elección en Venezuela con un abstencionismo incluso más alto, de más del 80%. Pero sin lugar a dudas, un abstencionismo ahora del 75% quiere decir que, aunque desde el punto de vista legal sea legítima, desde el punto de vista político esa una legitimidad es muy anémica.

Anémica pero legitimidad al fin

Sí, pero quiero que se me entienda muy bien. Desde el punto de vista político, la representación que tiene un diputado o diputada cuando tres de cada cuatro electores no han participado, es una legitimidad política anémica. Aunque, repito, no es que el resultado sea ilegítimo.

Pero seguramente un abstencionismo tan alto creará grandes problemas para el futuro, si un porcentaje importante de la población no se siente representada por el resultado de los comicios

Yo creo que se va a agravar una crisis de representación, en la medida en que los dos principales partidos de oposición han decidido no presentarse a las elecciones, lo cual constituye un dato inédito en la América Latina democrática. Esto va a agravar la situación y contribuye a aumentar los grados de polarización de la situación política en Venezuela, porque al obtener el gobierno la mayoría en la cámara, no sólo absoluta sino calificada por encima de los dos tercios, puede nuevamente cambiar la Constitución. Me temo que la radicalización y la polarización de la situación política se va a agravar.

La oposición acusa al Consejo Nacional Electoral de parcialidad a favor del gobierno, pero el hecho de que no se presenten a los comicios, ¿no pone en peligro los mecanismos básicos de la democracia?

De nuevo hay una respuesta legal y una política. Los partidos de oposición han tomado una decisión que es legal; ellos consideran que el sistema de voto electrónico no ofrecía todas las garantías que ellos pedían, aunque los observadores internacionales opinen diferente. Consideran que la composición del Consejo Nacional Electoral no ofrece los niveles de independencia que exigen.

Ahora también hay ver esto desde el punto de vista político. Es una apuesta muy fuerte de parte de la oposición que tiene un objetivo muy claro, restarle lo más que se pueda legitimidad política a una victoria del presidente Chávez que estaba cantada, de acuerdo a lo que las encuestas proyectaban.

Es una apuesta peligrosa

Peligrosa e inédita. En el análisis comparado de 18 países de América Latina en el proceso de estos 27 años que llevamos de transición a la democracia, no se ha dado ningún caso donde los dos principales partidos decidan no presentarse a las elecciones.

Lo que habíamos visto en A. Latina en algunos casos eran denuncias de que en algunos casos se había cometido fraude, lo que llegó a precipitar crisis importantes como con Noriega en 1989, con Joaquín Balaguer en 1994, con Fujimori en el año 2000. Pero un boicot de los dos principales partidos de oposición con altos niveles de abstencionismo debido a ese boicot no lo habíamos visto hasta ahora. Ello deja además a Chávez además en una situación prácticamente inédita en América Latina, prácticamente con la totalidad de los diputados del Parlamento.

¿Qué nos dice esta crisis de la democracia en América Latina?

La lección es que siempre debemos fortalecer la legitimidad de los partidos políticos. Cuando los partidos comienzan a entrar en crisis comenzamos a ver los problemas que vemos en muchos países. Lo vemos en Ecuador, que lleva los últimos ocho años sin poder tener un presidente que termine su mandato constitucional; tenemos a Bolivia que acaba de cambiar varios presidentes en los últimos años. No hay que olvidar que hay 14 presidentes en América Latina en 25 años que no han podido terminar su mandato constitucional.

La crisis nos demuestra también la importancia de seguir manteniendo el diálogo, hay que seguir apostando en un contexto como el de Venezuela a mantener el diálogo vivo. La crisis en Venezuela tiene que pasar por un proceso basado en el diálogo y además ser encontrada una solución a traves de una fórmula electoral. Hay que tener mucho cuidado, porque si la oposición renuncia a la vía electoral, si considera que la vía electoral no es legítima, ¿qué alternativas quedan? Lo fundamental acá es que instituciones como la OEA puedan llevar a cabo una atención muy, muy rápida de una iniciativa de mediación. Si ambas partes se radicalizan los peligros de mayor polarización y violencia van a ser muy graves.

¿Por qué esa crisis tan grande de los partidos en América Latina en general?

América Latina es la única región del mundo en desarrollo que combina regímenes surgidos de elecciones relativamente libres con niveles de pobreza muy altos, 40, 42% en el promedio regional, pero además con los niveles de desigualdad más alto del mundo. Esta combinación de hacer funcionar a la democracia en un marco de mucha pobreza y extrema desigualdad con instituciones muy débiles ha llevado a una crisis seria de representación -la gente no se siente representada- y de gobernabilidad.

La gente se ha acostumbrado a VOTAR a los presidentes, y luego cuando éstos no cumplen con las promesas en muchos casos la gente sale a BOTARLOS en las calles. Muchos presidentes han caído no por los tradicionales golpes de Estado sino por golpes de la calle y ese es un fenómeno que yo creo ha llegado para quedarse en América Latina. La prioridad en América Latina es todavía como aseguramos gobernabilidad pero bajo mecanismos democráticos.

¿No podría ser esto saludable a largo plazo para la región, porque tampoco podíamos seguir como estábamos si en muchos países los partidos no respondían a la mayoría que vive en la pobreza?

Sí, yo creo que en ciertos países el status quo no daba más. Por eso subrayo que hay que encontrar nuevos caminos pero democráticos. Creo que el golpe de Estado de viejo cuño es algo ya bastante difícil en la región, pero sí creo que tenemos nuevas amenazas: los neopopulismos y la debilidad de los partidos políticos. Tenemos que entender que sin verdaderos sistemas de partidos políticos la democracia va a seguir tambaleando en muchos países. Si analizamos cuales son los países con mayores niveles de crisis en América Latina vamos a encontrar en la mayoría de ellos un problema de debilidad de instituciones y de los partidos políticos.


  Imprima este artículo.
  Recomiende este artículo.
  Opine en nuestro foro sobre este artículo.
 
PAISES
Nueva Mayoría.com
ARGENTINA
Información General Encuestas Electoral Análisis
BOLIVIA
Información General Encuestas Electoral Análisis
BRASIL
Información General Encuestas Electoral Análisis
COLOMBIA
Información General Encuestas Electoral Análisis
COSTA RICA
Información General Encuestas Electoral Análisis
CHILE
Información General Encuestas Electoral Análisis
ECUADOR
Información General Encuestas Electoral Análisis
EL SALVADOR
Información General Encuestas Electoral Análisis
GUATEMALA
Información General Encuestas Electoral Análisis
HAITI
Información General Encuestas Electoral Análisis
HONDURAS
Información General Encuestas Electoral Análisis
MEXICO
Información General Encuestas Electoral Análisis
NICARAGUA
Información General Encuestas Electoral Análisis
PANAMA
Información General Encuestas Electoral Análisis
PARAGUAY
Información General Encuestas Electoral Análisis
PERU
Información General Encuestas Electoral Análisis
REP. DOMINICANA
Información General Encuestas Electoral Análisis
URUGUAY
Información General Encuestas Electoral Análisis
VENEZUELA
Información General Encuestas Electoral Análisis
«« imprimir recomendar agregar a favoritos links contacto home
ObservatorioElectoral.org