Quienes somos
Países | 
Análisis
Biblioteca
Noticias
Agenda
ObservatorioElectoral.orgObservatorioElectoral.org
REPÚBLICA DE GUATEMALA: Análisis Últimos artículos
ENCUESTAS Encuestas
Resultados de las Elecciones Presidenciales en Guatemala
29 de Diciembre de 2003 (leer)

Las elecciones municipales como potencial fuente de poder
Por Hugo Antonio Solares*.
[04 de Noviembre de 2003]

Tendencias y excepciones, a la luz de comicios anteriores

El poder local es un recurso de gran valor para todo partido político, debido a que constituye el vínculo más directo con la población. Se trata del medio por el cual una agrupación partidaria puede reclutar y organizar a las personas, captar adhesiones nuevas y ejercer influencia directa sobre la sociedad desde la base. Es por ello que los partidos, tanto en su lucha por arribar al poder como en sus posteriores esfuerzos para mantenerse en el mismo, dan la mayor importancia a la adquisición de una fuerte presencia a nivel municipal.

A lo largo de la historia reciente de Guatemala, desde las elecciones de Asamblea Constituyente de 1984 hasta la fecha, los partidos políticos mayoritarios han basado su predominio, en buena parte, en su presencia en el ámbito local. Esta les ha ayudado a tener mayor apoyo a niveles departamental y nacional, en la lucha por los escaños legislativos y la Presidencia de la República. De lo anterior se deriva que, en circunstancias normales, los partidos que ganan la Presidencia y el mayor número de diputaciones, suelen ser los mismos que obtienen la cantidad más grande de corporaciones municipales.

Tal fue el caso de la Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG), que en 1985 ganó la Presidencia, 51 de los 100 asientos en el Congreso de la República y la aún no igualada suma de 182 alcaldías, equivalentes al 55 por ciento de las 330 que había en el país -hoy 331-, alcanzando así una mayoría absoluta en el ámbito local que desde el final de su mandato no ha vuelto a producirse. Aunque muy por debajo, la Unión del Centro Nacional (UCN) fue en dichos comicios la segunda fuerza política, tanto en las elecciones presidenciales como en las legislativas y municipales.

Similar situación se dio en las dos últimas elecciones generales de 1995 y 1999, aunque sin mayorías absolutas sino únicamente relativas en las municipalidades. Es así como, en 1995, el Partido de Avanzada Nacional (PAN) ganó la Presidencia -si bien estuvo extremadamente cerca de perderla en segunda vuelta- y obtuvo la mayoría absoluta en el Congreso con 43 de los 80 escaños, a lo que se sumaron sus 109 alcaldías con las que superó por mucho a todos sus contendientes.

Por último, en 1999 el Frente Republicano Guatemalteco (FRG) arrasó en las elecciones presidenciales, obtuvo la cifra récord de 63 diputaciones equivalentes al 56 por ciento de las 113 en disputa y, finalmente, redondeó su triunfo con la obtención de 153 corporaciones locales, equivalentes al 46 por ciento del total. En estos comicios el PAN obtuvo un fuerte segundo lugar en las tres elecciones, aunque en todas ellas fue superado claramente por el partido ganador.

A la luz de lo expuesto se deduce que esta coincidencia de partidos triunfadores en las votaciones presidenciales, legislativas y municipales es la tendencia predominante. Sin embargo, pueden existir excepciones a la regla y puede darse, de hecho ya se dio, el caso de que la agrupación que gana las elecciones presidenciales o las legislativas no obtenga buenos resultados en las municipales, y viceversa.

El caso más claro se dio en las elecciones generales de 1990, cuando el Movimiento de Acción Solidaria (MAS) ganó las votaciones para elegir Presidente, pero obtuvo tan sólo 18 de los 116 escaños parlamentarios. Estos hubieran sido aún menos si no se hubiese electo diputados por Lista Nacional en la misma boleta de Presidente y Vicepresidente -anomalía que afortunadamente se superó a partir de 1995, cuando se introdujo el sistema de cinco papeletas-. Más marcado aún fue el contraste entre la victoria del candidato presidencial del MAS, Jorge Serrano Elías, y las exiguas 14 alcaldías obtenidas por su partido en una contienda en que se eligió a 300 corporaciones ediles.

Por el contrario la UCN y la DCG, en ese preciso orden, fueron los grandes vencedores y, por ende, los partidos mayoritarios en la distribución de asientos parlamentarios (59 por ciento) y gobiernos municipales (73 por ciento). Pero la derrota de sus candidatos presidenciales ante Serrano los dejó en la oposición, mientras el MAS quedaba como partido oficial en el poder, pero en franca minoría en el Congreso y los municipios.

Otro ejemplo podrían ser la UCN y el Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG) en 1995. En dichos comicios el partido centrista ganó 27 alcaldías que constituyeron un buen número. Pero éste contrastó con su modesto papel como socio minoritario de la DCG en las elecciones presidenciales y legislativas, al extremo de alcanzar apenas 3 de los 7 escaños que obtuvo la alianza de centro, encabezada por los democristianos. De manera que la UCN tuvo una fuerte presencia local, pero fue muy débil en los niveles departamental y nacional.

Por el contrario, el FDNG ganó tan sólo 4 alcaldías, pero logró por sí mismo un sorprendente cuarto lugar en las presidenciales con más de 120,000 votos y 6 escaños parlamentarios, 3 más que la UCN. En este caso se dio una situación a la inversa: un partido débil en las localidades, pero con fuerte presencia departamental y nacional.

De lo anterior puede deducirse que, si bien los partidos que ganan una elección presidencial o legislativa suelen tener una fuerte presencia municipal que les permite ser igualmente exitosos en la disputa de los gobiernos locales, ello es sólo una tendencia muy fuerte pero no una regla. De modo que puede haber excepciones, como la de 1990 por mencionar la más evidente, en la cual no hubo ninguna coincidencia en cuanto a los ganadores en los niveles nacional, departamental y municipal, muy contrastantes entre sí.

Los comicios actuales

En lo que respecta a las proyecciones que se vislumbran para los próximos comicios generales de 2003, el panorama se presenta sumamente incierto y difícil de descifrar y predecir, quizá más que en cualquiera de las elecciones anteriores.

Es evidente en todo caso que los grupos políticos que se presentan con mayor fuerza para la elección presidencial, según las diversas estimaciones, son la Gran Alianza Nacional (GANA) y la Unión Nacional de la Esperanza (UNE). Estas son seguidas a considerable distancia por un FRG al que, en opinión de algunos analistas, sería prematuro subestimar y descartar a priori como uno de los posibles vencedores el próximo 9 de noviembre.

De hecho, para algunos este partido aún podría disputar, e incluso ganar, el segundo lugar que le permitiría pasar a segunda vuelta. Sin embargo, sus posibilidades de lograrlo parecen bastante limitadas; y las de volver a ganar la Presidencia se perfilan como muy remotas, en comparación con las de sus dos principales contendientes antes mencionados.

Otras fuerzas políticas que podrían tener una incidencia significativa, tanto en la disputa de diputaciones y alcaldías como en calidad de apoyos en una eventual segunda vuelta son el PAN y, en menor grado, el Partido Unionista (PU).

Lo importante en todo caso es que, dados el severo desgaste del FRG, el progresivo auge de la UNE y el desmembramiento en tres del PAN original -entre el PAN institucional de Leonel López Rodas, el PU encabezado por Álvaro Arzú y los seguidores de Óscar Berger incorporados a la GANA-, se vislumbra un Congreso y un cuerpo de municipalidades muy plural.

De manera que, de mantenerse las tendencias actuales, los poderes legislativo y municipal serán distribuidos más equitativamente, entre un mayor número de fuerzas políticas que en elecciones previas. Consecuencia de ello sería la ausencia de una agrupación claramente mayoritaria en los municipios, como sí existió en ocasiones anteriores (1985, 1999, etc.).

En este contexto, existe un aspecto que debe tomarse en cuenta a nivel municipal: la posible reelección de los alcaldes actuales. De acuerdo a información disponible, se estima que alrededor de 211 jefes ediles, equivalentes al 63.7 por ciento de los 331 que hay en el país, intentarán reelegirse para gobernar sus localidades por cuatro años más. Otro dato interesante es que 103 de ellos, es decir el 48.8 por ciento, pertenecen al actual partido oficial: el FRG.

El hecho de que casi dos tercios de los alcaldes intenten la reelección y que la mitad de ellos pertenezcan al FRG, podría ser indicador de un peso considerable de este partido en las localidades, incluso superior al de sus competidores. Claro que este afán re-eleccionario no forzosamente implica fuerza a niveles nacional y departamental, ni siquiera la implicaría en el ámbito local, si se diese el caso de un porcentaje muy modesto de reelecciones exitosas.

De cualquier manera, las reelecciones municipales constituyen un aspecto al que debe ponerse atención al momento de surgir los resultados de los próximos comicios de noviembre. No es para menos, ya que de todos es conocida la estructura organizativa superior con que aún cuenta el FRG en comparación con los demás partidos políticos, dada su mayor disponibilidad de recursos humanos, técnicos, logísticos y financieros, independientemente de su procedencia. A ello se suma su conocida habilidad para manipular situaciones a su favor, sin escatimar los medios para lograr sus propósitos.

Es por ello que debe ponerse especial atención a las próximas elecciones municipales, incluyendo las reelecciones, ya que las mismas pueden constituir un recurso que permita medir la presencia real que puede conservar el FRG, al margen de los resultados que obtenga en los comicios presidenciales y legislativos. De modo que los comicios locales pueden indicar si el actual partido gobernante conservará una fuerte capacidad de influencia y control en el ámbito local o si, por el contrario, se trata de una agrupación totalmente derrotada que en 2004 iniciará su decadencia.

*INGEP-URL
FUENTE: http://www.miradorelectoral2003.org


  Imprima este artículo.
  Recomiende este artículo.
  Opine en nuestro foro sobre este artículo.
 
PAISES
Nueva Mayoría.com
ARGENTINA
Información General Encuestas Electoral Análisis
BOLIVIA
Información General Encuestas Electoral Análisis
BRASIL
Información General Encuestas Electoral Análisis
COLOMBIA
Información General Encuestas Electoral Análisis
COSTA RICA
Información General Encuestas Electoral Análisis
CHILE
Información General Encuestas Electoral Análisis
ECUADOR
Información General Encuestas Electoral Análisis
EL SALVADOR
Información General Encuestas Electoral Análisis
GUATEMALA
Información General Encuestas Electoral Análisis
HAITI
Información General Encuestas Electoral Análisis
HONDURAS
Información General Encuestas Electoral Análisis
MEXICO
Información General Encuestas Electoral Análisis
NICARAGUA
Información General Encuestas Electoral Análisis
PANAMA
Información General Encuestas Electoral Análisis
PARAGUAY
Información General Encuestas Electoral Análisis
PERU
Información General Encuestas Electoral Análisis
REP. DOMINICANA
Información General Encuestas Electoral Análisis
URUGUAY
Información General Encuestas Electoral Análisis
VENEZUELA
Información General Encuestas Electoral Análisis
«« imprimir recomendar agregar a favoritos links contacto home
ObservatorioElectoral.org